miércoles, 14 de septiembre de 2011

Y el barrio se rindió a sus pies






El pasado fin de semana la feligresia y barrios que se encuentran integrados en la Parroquia de San Antonio, estaban de fiesta, pues la Titular de este Grupo Parroquial celebraba su Onomástica. Para ello el grupo celebró un solemne Triduo en Su Honor comenzando el viernes día 9 de septiembre. Desde el primer día se podía presagiar que nuestra Madre no iba a estar sola. El viernes eran los jóvenes los encargados de organizar el primer día del tríduo, el sábado era en favor de todas las madres y el domingo por los catequistas. Durante estos días pudimos observar como la iglesia se llenaba de hermanos y devotos que querían estar a su lado en estos tres días. Pero aún quedaba algo por hacer. Teníamos la obligación de acercar a la que es la madre de todos nosotros, a todas aquellas personas que bien por enfermedad o bien por otro tipo de causas no pueden ir a verla. Y el barrio se rindió a sus pies. Para la ocasión el grupo instaló en la plazoleta de la barriada una serie de asientos destinados a las personas mayores del barrio, para que asi pudieran ver cómodamente el paso de Nuestra Madre. Fue muy emotivo poder observar el acogimiento que tuvieron ante nuestra Titular, las caras de agradecimiento de tantas personas al ver pasar a la Bendita Imagen del Dulce Nombre. Se vivieron momentos inolvidables. Pero si de algo estábamos seguros, era de que nuestra fe no se quedaba encerrada, la compartíamos con nuestros feligreses, se la mostrabamos a nuestros vecinos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario