lunes, 2 de mayo de 2011

A nuestros jóvenes

Desde que este grupo comenzó hace ya, al menos diez años, si algo ha tenido a bien, es defender e integrar dentro de una Hermandad  a los jóvenes . Y ellos son nuestro pilar fundamental. Una hermandad sin jóvenes ilusionados, sin jóvenes motivados, sin jóvenes comprometidos, desgraciadamente tiene los días contados. Y esto es algo que nosotros no estamos dispuestos a dejar que ocurra. Entre ellos y nosotros solo nos diferencia la edad, no hay mayor diferencia, ellos nos proponen, nos ilusionan con sus inquietudes e ilusiones, y sobretodo nos empujan. Es maravilloso poder observar como sin apenas conocerse entre ellos han formado, ante todo, un impresionante grupo de amigos que quedan para todo, lo mismo quedan para trabajar en el entorno del grupo, que quedan y se van a pasar una tarde juntos, y ¿no es eso lo que mejor se van a llevar de todo esto?, por eso estamos orgullosos de ellos. Quizás para algunos cofrades seamos una manzana podrida dentro de un frutero, para otros un punto y a parte, pero a nosotros eso nos da igual. Tenemos claro que ante todo somos un grupo que se ha reunido en torno a Cristo y a María y que encima hemos sabido sacar la mayor tajada de este ilusionante proyecto, que no es otra que la de llevarnos lo que el mismo Jesús nos enseñó y que bajo su advocación se ha producido, el Amor. Por ello, mil gracias a nuestros jóvenes, por ese empeño e ilusión y por ese respaldo que sabemos que tendremos. Son el mejor ejemplo que se puede dar, y que no caigan en el error del protagonismo irónico, Cristo pasó por el mundo y sigue pasando, desde la más absoluta humildad y sencillez, pues así debemos pasar nosotros. Evidentemente este camino no es de rosas, pero entre todos y trabajando juntos al menos lo facilitaremos. Quedan muchas cosas por hacer, estamos empezando, pero si la bendición de nuestro Titular fue algo inolvidable para todos, seguramente, momentos como esos se volverán a repetir. Antes de terminar solo decirle a nuestros jóvenes que nunca decaigan en su empeño por conseguir sus metas, nuestras también, y que el Amor de Cristo y la Dulzura de su Madre sean siempre su ejemplo a seguir. Gracias por todo!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada